Ves al contingut principal

Entrades

ADOCTRINAR (I)

Merodéame por la cabeza como un moscardón, de un tiempo acá, un verbo. Adoctrinar.
Como remedio para el muy peligroso mal del verbalismo (diarrea verbal derivada de la mental a causa de la ingesta de nada sustancioso) tengo por costumbre ocasional -más bien me esfuerzo no sin cierto deleite- preguntarme, de tal o cual palabra que tanto suena en según que bocas mucho más que en otras... preguntarme, decía, por lo que yo sé, de tal son verbal o palabra, (sin más recurso principal para ello que hurgar con alma por los surcos de mi cerebro a ver que encuentro). Creo que se trata, eso, de una especie de ejercicio con el que pretendo, con mis escasos recursos migajas aquí migajas allá, cercar, ¡de ninguna manera atar!, algún concepto. Es decir que parece que use una u otra palabra baja o altisonante, no importa, como una suerte de despertador, que al hacerlo sonar habría de desvelar un concepto de tal manera por mi mismo elaborado.
La finalidad no es otra que la más bien culinaria de yo me l…
Entrades recents

DECIRSE

- Sabes, creo tener una muy fina intuición.

- Respecto a que.

- Percibo con prontitud y alto grado de precisión a las personas que no son fiables.

-Puede deberse, esa tu fina y precisa intuición a lo que de ti mismo crees y estar tu en lo cierto o puede deberse a que la mayor parte de personas no son fiables. Escucho que estás más bien convencido de tu fina y precisa percepción discernidora, que a más debes considerar como una muy buena cualidad orientadora de tu vida.

- Sí, pienso que así es.

- Sin embargo si la mayoria de personas no fueran de fiar, eso tuyo no sería más que acierto fácil. Alta probabilidad de dar en el clavo, antes que fina intuición.

- Esa mi cualidad está bien nutrida -considera mi edad- por la experiencia, mi experiencia personal al respecto.

- Habrás de ponerte de acuerdo contigo mismo, si ello prefieres.

- Puedes explicarte, amigo.

- No, dejaré que una cierta razón lo haga por mi.

- Bien, pero algo más habrás de decir ¿No?. Un día me contaste, con una bella metáfora, qu…

SEANOS UN PAR, DE DOS CADA PAR ( y IX)

Luz de Luna y hogar en la Zarza

Imagino varías categorías de acontecimientos: actuales y pretéritos. En unos y otros estarían los que manifiestan una suma de voluntades, suficientes como para poder ser consideradas como acontecimiento. Y como he querido referirme a la distinción humana, es decir a aquello que a cada cual distingue, los acontecimientos a los que me he querido referir son aquellos en los que podemos sentir una muy profunda (confusa y emocional, visceral se puede decir) disensión, disensión sentida precisamente en medio de este tipo de acontecimientos, el de las voluntades que ponen de manifiesto muy claramente nuestro común principio de distinción

No hay dos personas que sean iguales; pero ésta, la distinción, puede estar muy encubierta por capas y más capas en las que nos homogeneizamos y así nos ignoramos en lo que de distinto somos cada quien. Sin embargo a nadie se le escapa las distinciones secundarias de la irreductible, donde puede tener su sede la dignidad. A na…

SEANOS UN PAR DE DOS PARA CADA PAR DE ESTOS (VIII)

Para seguir considerando no quisiera dejar de merodear las que a mi me parecen constantes comunes a todo ser humano y que forman el terreno de cuanto aquí, en estas palabras, voy andando:
Qué menos que dos distintos constituyentes de relaciones que resultan ser la mínima y continua expresión de nuestra, la humana, sociedad (yo los he nombrado como A/B y C/D).
Qué más, ni menos, que dos planos existencialesen los que actualizamos nuestras posibilidades de ser y desarrollamos nuestras capacidades particular y colectivamente.
Y que sería de nosotros sin nuestro propio quereraun a pesar de cuantas condiciones y circunstancias (unas favorables y otras todo lo contrario) nos constituyen o están a nuestro alcance como oportunidades.
Y que sería de nuestro querer sin condicionantes y oportunidades en y por lo que podemos ocasionar novedades, cambios y transformaciones incluyendo, y no en segundo término,, nuestra propia persona; es decir, que sería de nuestro querer sin la libertadque yo, a …

SEANOS UN PAR DE DOS PARA CADA PAR DE ESTOS (VII)

ATARDECER EN LA ZRZA
De todo el caudal humano y de nuestros ámbitos (hábitats externo e interno de nuestro existir y aquello que nos es pertinente que aún y no conociéndolo, y precisamente por ello nos puede afectar negativamente), he aislado en el laboratorio del lenguaje tan solo un par de, por así decir, moléculas sociales para su consideración en el transcurrir de nuestras circunstancias; tal como si de todo el caudal en curso de las aguas considerásemos de las mismas sus mínimos, primeros y últimos componentes en su propia formulación (el popular H2O). 
Nuestros componentes básicos, pero, se relacionan, y así son considerados en lo que escribo, en su libertad. Y jugando con los recursos de la palabra y el pensamiento en nuestro común laboratorio, han sido no una molécula sino dos las consideradas: A/B; C/D, con las que he querido representar, algo pretenciosamente, a la sociedad de nuestras mejores relaciones posibles, las que de un modo u otro dan y se dan la cara. Cierto que t…

SEANOS UN PAR DE DOS CADA PAR (VI)

Termino de Mieza
Tal vez sean suficientes, para orientar nuestro pensamiento, los rasgos ya descritos de A/B y de C/D. Cabrían más detalles de tal par de dos, pero ello creo que novelaría en exceso la reflexión, para la que me he proveído de esas cuatro letras un poco al estilo de las formulaciones matemáticas. A/ B, C/D deberían poder ser letras cuyos referentes debieran ser cualesquier par de personas, diferenciados estos pares según lo esbozado de ellos anteriormente. La exposición de más detalles correspondería mejor a nombres onomásticos, de personajes o personas, novelescos o conocidos respectivamente. Abundar en detalles tampoco respetaría la libre consideración (verificación o refutación) de quien esto apeteciera leer.
Hagamos ahora algo más patente nuestra manera de proceder en lo que pretendo, mencionar el como de nuestra andadura (tal vez decir método sería algo pedante y seguro que bastante inexacto, me interesa más lo que va apareciendo en el trayecto de estas palabras y c…

SEANOS UN PAR DE DOS CADA PAR (V)

La Zarza, por la mañana

Recurro, para mejorar el enfoque central de la cuestión que nos ronda, a una cita que opino es de fácil constatación personal, de poner en ello, libremente, nuestro querer. Insisto, libremente. La cita es de Blas Pascal (1623-1662): ”El corazón tiene razones que la razón desconoce”.
Ambas parejas, A/B-C/D, son razonables, incluso en ocasiones muy razonables. Es decir que hacen uso de un cierto adecuado razonamiento personal, aunque una y otra, y sus integrantes, lo hagan predominantemente con orientaciones bien distintas. Unos, C/D, hacen por acercarse lo más posible a las razones del corazón por ver de conocerlas así mismo en lo posible y otros, A/B, en virtud de su modo y manera de vivir (recordemos su hábitat, la Exterioridad), su razonar es en no pocas ocasiones por no decir casi de continuo, muy alejado, por no decir ajeno, de las desconocidas razones del corazón; no siempre éste, el corazón, en razón o sintonía a maneras de vivir de mayor aporte y por tan…